El adiestrador de mandriles.

El adiestrador de mandriles.
Diseño de imagen: Manolo García.

jueves, 28 de diciembre de 2017

EL SABOR DE LAS LÁGRIMAS.












-Se a que saben las lágrimas, efluvios de sentimientos desbordados. Y como duelen al salir del alma para liberar su angustia. Conozco su naturaleza y ninguna es igual; por ello distingo su sabor.


Hay lágrimas amargas como el desengaño obtenido, y dulces como el consuelo esperado.
Hay lágrimas furiosas, envenenadas por la ira; y lágrimas impotentes, heridas por la traición.
Lágrimas ilusionadas con el triunfo y lágrimas humilladas por el fracaso.
Lágrimas que contienen un deseo esperanzado y otras sumidas en desesperación.
Lágrimas nutridas de felicidad y lágrimas cebadas con dolor.
Lágrimas compartidas y lágrimas vertidas en soledad.


Mas, de todas ellas, ninguna más insípida, más inútil y dañina que la no conseguida; aquella que retiene el alma endurecida, ciega por el rencor y la venganza.




Publicar un comentario