El adiestrador de mandriles.

El adiestrador de mandriles.
Diseño de imagen: Manolo García.

jueves, 10 de enero de 2019

LUCHA.







La vida también es lucha - reveló el sentir -. Ineludible, indispensable para la supervivencia del ser. Lucha que libra en el ancho campo de batalla de sus contradicciones por lo que ama de su naturaleza y contra lo que no soporta de ella; por sus cualidades frente a sus defectos; por todo lo que anhelan sus facultades y que limitan las circunstancias adversas; por lo que quiere del mundo frente a lo que éste le exige.
Lucha, porque de no hacerlo perece indefenso ante la realidad abrumadora y aplastante de un mundo de seres en fricción permanente por cambiar sus destinos, que con sus transformaciones alimentan a la vida, donde al final se disuelven irremisiblemente. Lucha mientras le acompañan las fuerzas suficientes, pues sabe que cuando cese en su empeño concluirá su existencia.
La vida también es lucha en el ser. Ineludible, indispensable para su supervivencia.