El adiestrador de mandriles.

El adiestrador de mandriles.
Diseño de imagen: Manolo García.

lunes, 26 de febrero de 2018

LA DESPEDIDA.








-Si la experimentación física es un continuo aprendizaje y la consciencia maestra y guía auténtica de la existencia, ¿aprendemos para evaluarnos? ¿Qué sentido tiene? ¿Cuál será el último examen? - Preguntaron las palabras.


Y el sentir se reveló:


El último examen llegará en el atardecer de nuestras vidas, cuando seamos como niños de nuevo y los recuerdos primeros retornen más cercanos que las acciones recientes. Cuando necesitemos más cariño que pan y dependan de otros nuestras necesidades.

Comprobaremos entonces lo aprendido y lo que negamos a la comprensión en cada momento. Lo que creímos acertado sin permitir otras opciones y aquello que apartamos a un lado porque estorbaba a las pretensiones.

Y tendrá gran sentido cuando estemos al borde del umbral entre la vida y la muerte que conocemos, pues su resultado marcará la diferencia al despedirnos: en paz o no; satisfechos o no; dolidos de la vida o agradecidos a ella.

Y al final todo quedará resumido en un único detalle, el más importante: si nuestras vidas discurrieron en armonía con el resto de vidas que nos acompañaron, y si para ello dejamos de nosotros la parte que necesitaban; sin interés, sin contrapartida.

Si llegamos a amar a todos los seres, a todas las cosas, y por ello fuimos agradecidos con la vida.

Si mientras vivimos aprendimos también a morir.

Tal vez no haya nada más allá del umbral de la última puerta de nuestras vidas, pero todos nos examinaremos antes de dar el último paso. Y por ello tan importante nuestra despedida, pues será el resultado del examen final de la vida antes de retornar al silencio, al vacío y la oscuridad que precedieron nuestro nacimiento.








Publicar un comentario