El adiestrador de mandriles.

El adiestrador de mandriles.
Diseño de imagen: Manolo García.

miércoles, 28 de febrero de 2018

SEGURIDAD.





-Vivimos obsesionados con nuestra seguridad, la cual consideramos como la más importante de las prioridades, pero a la vez imponemos retos mayores a la evolución de nuestro modo de vida que conllevan riesgos inevitables asumidos como tales y a los que nos enfrentamos cada día. ¿Es una contradicción más en el género humano, o simplemente consecuencia natural en el proceso de su adaptación y transformación vital? - Preguntaron las palabras.

Y el sentir reveló:

-No existe seguridad que garantice nuestra continuidad, sólo nuestras acciones acertadas frente a los desafíos que abordamos buscando respuestas a las pretensiones de realización personales y sociales. Y ni siquiera de nosotros mismos depende la seguridad que pretendemos, enfrentados desde el principio a la inmensa multiplicidad de condicionantes de las decisiones, y que pueden cambiar en cualquier momento de forma adversa para nuestros intereses.
Más que una realidad, la seguridad es una pretensión que bien medida conduce a la prevención y trata de evitar errores posibles y calculados. Pero no es la solución a nuestros miedos, dudas e indecisiones, pues con facilidad puede convertirse en una obsesión que controla nuestras vidas hasta el límite de paralizarnos.
Puede parecer mágico que frente a tantos condicionantes externos, tantos factores negativos a los que debemos enfrentarnos cada día consigamos sobrevivir, pero no lo es. Portamos un fuerte instinto de conservación que nos hace evaluar los riesgos de cada acción antes de enfrentarnos a su resultado.Y ésta es la única seguridad con la que podemos contar.








Publicar un comentario